Tecnologia alimentaria
Estamos a tu servicio 91 747 98 15

Acidulantes.

Las características de los alimentos suelen ser mejoradas por ciertos aditivos como los acidulantes, los cuales modifican, controlan la acidez y refuerzan el sabor.

Los acidulantes son empleados para bajar el pH del producto. Un control inadecuado del pH en un producto puede provocar el desarrollo de bacterias no deseadas, generando un gran riesgo para la salud.

Por ejemplo, es común que a las bebidas se les añadan acidulantes con el propósito de modificar, balancear y complementar la sensación de dulzura producida por el azúcar.

Los acidulantes son también antioxidantes y aumentan la vida útil de los alimentos al proteger sustancias esenciales que le dan las características específicas al alimento o bebida, del daño que genera la oxidación.

Solicite su muestra de acidulantes ahora.

En Flavorix le ofrecemos los siguientes acidulantes:

Ácido Cítrico. E-330.

El ácido cítrico es orgánico y está presente en la mayoría de frutas, especialmente en cítricos como el limón  y la naranja.

Es un buen conservante y antioxidante natural que se añade industrialmente como aditivo en el envasado de muchos alimentos como las conservas vegetales enlatadas.

Apariencia: Polvo blanco cristalino
Aplicaciones: Pastelería y confitería, helados y sorbetes, mermeladas, jaleas, pastas de frutas, pastas para extender, pastelería y confitería.
Envases: 5 Kg. y 25 Kg.
Ácido Tartárico. E-334.

Conserva sus propiedades por encima de los 45ºC y se utiliza principalmente como acidulante, es decir para bajar el pH del producto.

Apariencia: Polvo blanco cristalino.
Aplicaciones: Como acidificante y conservante natural es muy empleado en pastelería y confitería, helados y sorbetes, bebidas refrescantes y zumos, preparados de frutas y mermeladas.
Se emplea como emulsionante y conservante en la industria panificadora.
En la industria del vino, este ácido es el responsable de darle una acidez balanceada desde el punto de vista gustativo.
Se utiliza también, a escala industrial, en la preparación de bebidas efervescentes como gaseosas y aguas carbonatadas.
Envases: 5 Kg. y 25 Kg.
Ácido Láctico. E-270.

Conservante y acidulante natural o sintético. Se obtiene de forma natural por extracción del azúcar de la leche (lactosa) o de forma sintética fermentando azúcar de caña (sacarosa), azúcar de uva (glucosa) o almidón de maíz (maicena). Se utiliza para prevenir levaduras y hongos.

 

Apariencia: Líquido incoloro y viscoso.
Aplicaciones: Preparaciones para aceitunas y quesos fundidos, etc.
Envases: 5 Kg. y 25 Kg.
Ácido metatartárico. E-353.

Acidulante natural. Se obtiene por aplicación de calor en el Ácido Tartárico. También se utiliza como antioxidante y corrector de acidez.

Apariencia: Polvo blanco cristalino.
Aplicaciones: Se emplea en refrescos, gaseosas, zumos, jugos, vinos, mermeladas, claras de huevo y pastelería...
Envases: 5 Kg. y 25 Kg.
Ácido Acético. E-260.

El ácido acético es el constituyente fundamental del vinagre, del que representa alrededor del 4%.

Como tal solución ácida se utiliza ampliamente, más como ingrediente general, que como simple conservante.

Como en los demás ácidos orgánicos, su eficacia como conservante es tanto mayor cuanto menor sea el pH.

Es un antimicrobiano muy intenso. Únicamente los Acetobacter sp., algunas bacterias lácticas y algunos mohos y levaduras muestran cierto grado de resistencia a este compuesto.

Las sales se utilizan en panadería y repostería, para controlar la proliferación de mohos sin interferir con las levaduras.

Apariencia: Polvo blanco cristalino
Aplicaciones: Pastelería y confitería, mermeladas, jaleas, pastas de frutas, y pastas para extender.
Envases: 5 Kg. y 25 Kg.
 

Para información o consulta sobre otros productos acidulantes Contacte  con nuestro Departamento Comercial.